Un espacio verde

Cuando los casos de COVID-19 alcanzaron su punto más álgido en el 2020, el Bronx tuvo tasa de mortalidad por caso más alta toda de la ciudad. La mayoría de los residentes del Bronx son personas de clases trabajadoras y de comunidades de color que han sido históricamente privadas de sus derechos y que desde hace mucho tiempo sufren enfermedades crónicas como el asma y la diabetes en tasas más altas que el resto de la ciudad.

Además de haber tenido más muertes por causa del COVID-19, muertes que se explican en parte por las peores condiciones de salud existentes debido a las enfermedades crónicas que son a su vez efecto del racismo ambiental, la pandemia también provocó el cierre de muchos espacios comunitarios de los que lxs vecinxs dependían para cultivar, reunirse y pasar el tiempo. Como forma de apaliar algunos de estos problemas, en abril de 2021 la sous-chef de La Morada, Carolina Saavedra, se ofreció como custodia de un espacio verde que había permanecido cerrado durante todo el 2020, debido a la pandemia. En la primavera del 2021, Carolina convocó a miembrxs de la comunidad, organizadores y voluntarixs para rehabilitar este espacio verde.

En el proceso de rehabilitación, lxs nuevxs miembrxs y voluntarixs fueron aprendiendo más de la historia de este espacio que fue originalmente fundado como Cherry Tree Garden por un grupo de artistas inmigrantes, activistas y ocupas a fines de la década de 1980.

El Jardín Comunitario Bruckner/Mott-Haven reabrió oficialmente en el verano de 2021. El jardín tiene 12 cajas individuales y una gran huerta comunitaria, construida desde cero con nuevos trasplantes de plantas y tierra nueva.

Desde su reapertura, miembrxs de la comunidad, jardinerxs y voluntarixs han estado utilizando este espacio verde para reunirse y compartir en comunidad, para nutrir el cuerpo y el alma, y ​​para cultivar y cosechar verduras frescas y hierbas medicinales.

Documentación de las actividades en el Jardin Comunitario Bruckner/Mott-Haven (Verano/Otoño 2021)